GINA gin de flores con aroma de mujer

#Emprendedores

6

Patagonian Distillery desarrolla su actividad productiva y comercial en Neuquén. Taté Moretti y su esposo Hernán comenzaron este emprendimiento en 2017, cuando elaborar bebidas espirituosas era algo realmente novedoso para la región Patagonia Norte. GINA gin de flores, su producto insignia, ya cuenta con una medalla de oro al Mejor gin argentino.

Textos: Roxana Ramospé
Fotos: Sofía Bruner gentileza Patagonian Distillery

Desde 2014, Taté reside en Cipolletti, provincia de Río Negro, la ciudad a la que retornó en familia a pesar de haber construido una exitosa carrera profesional en el mundo corporativo como Licenciada en Finanzas en Buenos Aires. El boom del gin artesanal en mercados europeos, como España y Alemania, donde la fabricación de pequeñas partidas buscaba correrse de las producciones industriales, llamó su atención. Fue una apuesta fuerte, comenzar casi desde cero y emprender en una industria que aún no existía en la provincia de Neuquén. Estudió, investigó y se apasionó hasta crear GINA, un gin artesanal de flores.

-Recordás tus inicios en el mundo de los destilados?

-En principio vi la oportunidad de emprender en una industria que no existía en Neuquén. En la región había muchas sidreras, por el año 2000 aparecieron las bodegas, luego fue el boom de las cervecerías. Pero no había industria del destilado. Así que comenzamos con las primeras pruebas y diagramamos un proyecto muy pequeño pero ambicioso. Me fascinó abocarme al desarrollo de productos y mi marido se dedicó a las relaciones comerciales. Empecé haciendo vodka en una destilería muy chiquitita de Cipolletti, lo cual me dio todas las herramientas para aprender a manejar el alcohol dentro de la destilación que es algo fundamental para obtener un producto de alta calidad.

-¿Cómo surgió Gina gin de flores?

– Sólo sabía que se iba a llamar Gina, como mi tercera hija. ¡Así rompí todas las reglas del marketing y empecé por el final! Mi premisa era que el desarrollo tuviera una identidad femenina. Que lleve el peso de llamarse Gina, que estuviera hecho por una mujer y que fuera un gin femenino entonces, me dije, tengo que ir a las flores. Probé destilar distintos tipos de flores, fue un proceso muy minucioso de tomar decisiones y desechar ideas e incorporar nuevas y volver para atrás y avanzar… Así nació Gina que tiene doce botánicos de los cuales seis son flores, con una carga floral y aromática muy presente de rosas, flor de sauco, flor de azahar y jazmines.

-¿Cuánto influyó la flora de la Patagonia en la elección de los botánicos?

-¡Mucho!, conseguimos enebro de la zona de la Cordillera gracias a un viaje a San Martín de los Andes. Luego, me puse en contacto con el INTA y con el Ministerio de Producción porque yo no quería importarlo, quería usar enebro de la región, así que con comenzamos a trabajar con recolectores artesanales y fue como empezamos abastecernos. Después, la mayoría de los gin que fueron surgiendo en el país, se volcaron al enebro patagónico. La verdad es que es  indispensable concientizar acerca de la cosecha responsable, ya que las bayas son bianuales, es decir que conviven las que están maduras y las que van a estarlo el año entrante. Una cosecha indiscriminada significaría no tener producción a corto plazo. Es importante trabajar con quienes sepan lo que están haciendo. El mercado crece, pero siempre es lindo que crezca de forma sana, por el bien de todos.

-¿Cómo ves el liderazgo emprendedor femenino en esta actividad?

– Somos pocas mujeres en la industria, siguen siendo mayoría los hombres. Y en este rubro de los destilados soy prácticamente pionera. Conozco al menos doscientas o trescientas personas que están involucradas en la destilación y sólo cuatro son mujeres. Romper ese paradigma es un desafío. Para mostrar que en este rubro las mujeres también tenemos nuestro espacio hubo que hacerlo con todo lo que implica en este mundo ser mujer, a veces correr con desventaja en un montón de cosas. La verdad es que quiero trabajar junto con otras mujeres para cambiarlo, y por supuesto también con hombres. Como fui una de las primeras, hoy encuentro mucho respeto por parte de los colegas.

-Lanzaste GINA en un contexto de pre pandemia, ¿cómo lo capitalizaste?

– Fue un año de mucho esfuerzo, pero con un lindo crecimiento para nosotros y en ese contexto es que quise mandar muestras de Gina a los concursos, sobre todo al Mundial que se hace todos los años en Londres. Obtuve una medalla de oro en una categoría que es muy compleja “Best signature botanical” en la que clasifica gin de autor. Haber ganado esta medalla de oro al mejor gin argentino en ese momento fue un mimo enorme para seguir buscando hacer las cosas bien.

– Y luego surgió GINA eau de toillete, ¿cómo imaginaste un perfume?

-Surgió de los comentarios, alguien que abría la botella y decía “¡pero qué rico es, parece un perfume, yo me lo pondría!” El rubro perfumería tiene muchas similitudes con la destilación, me puse a estudiar y a evaluar de qué forma sacar un perfume con la misma composición aromática. Di con una casa perfumista francesa y la jefa de laboratorio aceptó el desafío, trabajamos casi un año en el desarrollo de la fragancia. Con esto no pensaba salir a romper el mercado de la perfumería ni mucho menos, sino posicionar más la marca dentro de lo femenino y mostrar la diversidad que uno puede tener cuando hablas de aromas y sabores.

-¿Cómo es emprender en Patagonia?

– Lo mejor de emprender acá es el acceso a los recursos naturales, es una ventaja que te da una calidad en producto más alta; también por los botánicos. Patagonia vende por sí solo, un producto que diga Patagonia en su etiqueta es reconocido en cualquier lugar del mundo. Particularmente, Neuquén es una provincia pujante que a nosotros nos ha dado muchas oportunidades, incluso hasta líneas de crédito y tiene mucha trayectoria en desarrollos productivos. Somos la primera destilería de la provincia. Las desventajas tienen que ver con los costos elevados de transporte y los tiempos. Estamos lejos de los grandes centros comerciales como Córdoba, Rosario o Buenos Aires. Aunque también nos permite potenciar nuestra región, prefiero comprarle la manzanilla a un productor local que conozco en vez de pedirla a Rosario, donde tal vez el precio es menor.

-¿Qué proyecciones tenés para Patagonian Distellery?

– Estamos creciendo mucho, sumando clientes bajo contrato Phantom, es decir, desarrollo personalizado de un gin para terceros y, como primicia, puedo adelantar que estamos próximos a lanzar GINA NOCTUA, un vodka de flores.

 

 

Distinciones obtenidas:

Patagonian Distillery obtuvo numerosos reconocimientos internacionales: la Medalla de Oro y Mejor Gin Argentino en la categoría “Best Signature Botanical” en el World Gin Awards 2021 (Londres, Inglaterra); la Medalla de Plata para GINA en New York International Spirit Competition 2022 (New York, EEUU.); la Medalla de Plata para su Vodka Noctua en los World Vodka Awards 2021 (Londres, Inglaterra); la Mdalla de Bronce para GINA en IWSC The International Wine & Spirit Competition 2021 (Londres, Inglaterra) y la Mención de Honor a la “Proyección Internacional” en el Premio CAME al Joven Empresario Argentino.

Gina Gin de Flores @gina.gindeflores

Creado por Taté Moretti @tatemoretti

En Patagonian Distillery @patagoniandistillery

WEB: Patagonian Distillery

 

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.